shutterstock_65746507

La importancia de la higiene


1 abril, 2019

En el mes de la salud, destacamos su rol fundamental en diversos ámbitos para la vida de las personas. Considerá estas observaciones para tu local y tu vida personal, a fin de llevarlos a cabo y asesorar a tus clientes sobre cómo mantener hábitos saludables.

 

Con el fin de conservar la salud y prevenir enfermedades, deben cumplirse ciertas normas tanto en la vida personal de cada uno como en la vida familiar, laboral, escolar y social en general.

 

Higiene de la piel

Es indispensable para la salud personal. La falta de medidas de este tipo puede ser causa de enfermedades, como por ejemplo micosis y hongos. Estos microorganismos invaden la piel y se alojan principalmente en las axilas, los muslos y otras zonas del cuerpo donde hay humedad. Para evitar enfermedades de la piel es recomendable:

  • Bañarse diariamente, utilizando abundante jabón y shampoo. Lavar bien las zonas de mayor sudoración, y usar desodorantes no irritables y talco que permitan mantenerlas secas.
  • Secar bien todas las partes del cuerpo, y cuidadosamente los oídos.
  • Cambiar a diario la ropa interior, camisas y otras prendas de vestir que estén en contacto directo con la piel.
  • Mantener las uñas limpias y cortas, y los pies calzados y cómodos.

Higiene bucal
Los dientes son parte importante de nuestro cuerpo y cumplen funciones específicas durante la alimentación. Entre las enfermedades más comunes se encuentran las caries, que son ocasionadas por falta de limpieza. Como puerta de entrada a infecciones peligrosas, cuando se presentan deben atenderse rápidamente por el odontólogo para no tener que extraer el diente a causa de su mal estado. Para mantenerlos saludables se recomienda:

  • Cepillar correctamente los dientes después de cada comida, al levantarse y antes de dormir.
  • Usar el hilo dental para remover restos que hayan quedado entre los dientes.
  • No excederse ni consumir muchas golosinas entre comidas.
  • Visitar al odontólogo periódicamente.

Higiene ambiental y seguridad

Todos aquellos lugares habituales donde se desarrollan la mayor parte de las actividades que realizamos deben reunir las condiciones mínimas de limpieza en cuanto al espacio, ubicación, infraestructura, ventilación, limpieza y calidad del ambiente, para favorecer la seguridad y prevenir enfermedades. Se recomienda:

  • Limpiar adecuadamente las diferentes áreas de la casa, colegio, oficina y/o local.
  • Eliminar diariamente la basura, en lugares apropiados y en recipientes tapados.
  • Limpiar frecuentemente los depósitos de almacenamiento y espacios donde se coloca la basura.
  • Almacenar por separado los alimentos de los productos de limpieza y otras sustancias químicas. Mantener productos de limpieza, detergentes, insecticidas, y medicamentos, en lugares apropiados y fuera del alcance de los niños.

Higiene de los alimentos

Vital para tener un buen estado de salud, la manipulación de alimentos debe realizarse adecuadamente. Cuando esto no sucede, pueden contaminarse y transmitir microorganismos, como bacterias, hongos y parásitos, que pueden generar enfermedades e intoxicaciones. Es por ello que debemos:

  • Lavar las manos con agua y jabón antes de cocinar, antes de comer y después de ir al baño.
  • Evitar consumir alimentos preparados en la calle o vía pública, y en caso de hacerlo observar que se cumplan con las normas mínimas de higiene. Verificar también las fechas de vencimiento al momento de adquirir productos elaborados.
  • Consumir alimentos bien cocidos, sobre todo el pescado y las carnes rojas y blancas, ya que las carnes crudas pueden ser una vía fácil para contraer enfermedades alimentarias.
  • Lavar bien los utensilios y cualquier superficie donde se preparen alimentos, antes y después de su manipulación.
  • Evitar la compra y consumo de alimentos que presenten evidencia de haber estado en contacto con animales, así como aquellos que presenten protuberancias o abolladuras, cuyo contenido brote al abrir el envase o con apariencia burbujeante, viscosa o mohosa, o con olores extraños, pútridos o sulfurosos.
  • Los desperdicios deben colocarse en bolsas plásticas y luego depositarlos en espacios apropiados fuera del área de la preparación de alimentos.

Recordá siempre la importancia de la higiene para una vida óptima.
¡Contagiemos buenas y sanas costumbres!

Fuente: Ministerio de Salud y Desarrollo Social (MSDS) y Unicef / ONU