Sin titulo-1-04

EPOC: CONCIENTIZAR PARA PREVENIR


31 octubre, 2016

El EPOC es una Enfermedad Pulmonar Obstructiva. En Argentina del 6 al 8% de la población fumadora se ve afectada de alguna forma.

¿Cómo se presenta?

Puede aparecer en forma de bronquitis crónica, la cual se caracteriza por generar grandes cantidades de secreciones mucosas en las vías respiratorias principales (tráquea y bronquios) o también como enfisema pulmonar, que se destaca por la destrucción de los alveolos pulmonares (lugar en el que se lleva a cabo el pasaje del oxígeno a la sangre).

¿Cuáles son sus síntomas?

Los principales síntomas de las personas que padecen EPOC son:

▷Tos con producción de abundante moco.

▷Fatiga, que aparece o empeora con la actividad física.

▷Infecciones respiratorias frecuentes

▷Respiración ruidosa.

Causas

 La causa principal de la EPOC es el tabaquismo.

 Cuanto más fuma una persona, mayor probabilidad tendrá de desarrollar bronquitis crónica y enfisema pulmonar. A su vez, un no fumador que convive con uno que si lo hace puede verse afectado por ello, al igual que la contaminación del aire, las infecciones y las alergias.

¿Cómo detectarla?

 La manera más efectiva para detectar la EPOC es realizando una prueba de la función pulmonar llamada espirometría, un examen muy sencillo en el que mediante una respiración puede medirse la capacidad pulmonar. Otra forma es con una una radiografía de tórax, ya que se pueden ver signos que pueden advertir al médico la presencia de enfisema pulmonar.

En cuanto al tratamiento, no hay cura para la EPOC, pero si se puede hacer mucho para aliviar sus síntomas y evitar que empeore:

El primero objetivo es dejar de fumar, ya que de esa manera se evitará que el daño pulmonar empeore.

Existen medicamentos que ayudan a mantener el flujo de aire por los bronquios que son los broncodilatadores.

 Debe realizarse una consulta en forma precoz por aquellas infecciones respiratorias, para la prescripción de antibióticos.

 Algunos pacientes (los más comprometidos) requieren soporte respiratorio con oxígeno que se administra con diversos aparatos como los concentradores de oxígeno o los de ventilación no invasiva.

 Hay casos particulares que pueden beneficiarse con cirugía, procedimiento mediante el cual se extirpa parte del pulmón enfermo.

La rehabilitación pulmonar, si bien tampoco cura la enfermedad, le enseña al paciente a respirar de una manera diferente y lo ayuda a mantenerse activo.

 Algunos casos muy graves son pasibles de transplante pulmonar.

Pero como en todas las enfermedades es mejor prevenir que curar.

Lo más eficaz es cortar con el hábito tabáquico que es la principal causa de esta enfermedad y evitar los contaminantes del aire que respiramos, ya sean estos industriales, de la combustión de automotores o de los espacios viciados con humo de tabaco o ambiental.