shutterstock_393172792

Cuidando al corazón: Enfermedades Cardiovasculares


12 septiembre, 2017

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un conjunto de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen:

  • Las cardiopatías coronarias (ataques cardiacos)
  • As enfermedades cerebrovasculares (apoplejía)
  • El aumento de la tensión arterial (hipertensión)
  • Las vasculopatías periféricas
  • Las cardiopatías reumáticas y congénitas
  • La insuficiencia cardiaca
  • Las trombosis venosas profundas y embolias pulmonares: coágulos de sangre (trombos) en las venas de las piernas, que pueden desprenderse (émbolos) y alojarse en los vasos del corazón y los pulmones

Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos, que irrigan el corazón o el cerebro. Los AVC también pueden deberse a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

Otra de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares son el consumo nocivo de alcohol, la inactividad física, el tabaquismo, el sobrepeso, la obesidad y el consumo elevado de sal
Para las personas con ECV o con alto riesgo cardiovascular (debido a la presencia de uno o más factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la diabetes, la hiperlipidemia o alguna ECV ya confirmada), son fundamentales la detección precoz y el tratamiento temprano, por medio de servicios de orientación o la administración de fármacos, según corresponda.
Las ECV son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa. Según las estimaciones de la OMS, más de 17.5 millones de personas murieron en 2012 de infarto de miocardio o de accidente vascular cerebral (AVC). Para el 2030 se estima que la cifra se eleve a 23 millones, según la Organización Mundial de la Salud.
El 80% de los infartos de miocardio y de los AVC prematuros podrían ser prevenibles. La dieta sana, la actividad física regular y el abandono del consumo de tabaco son fundamentales. Verificar y controlar los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares e infartos de miocardio, como la hipertensión, niveles elevados de colesterol y niveles elevados de azúcar o diabetes, también son muy importante.

  • Consuma una dieta sana. Una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Se recomienda consumir abundantes frutas y verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado y legumbres, y poca sal y azúcar.
  • Haga ejercicio regularmente. Al menos 30 minutos diarios de actividad física ayudan a mantener el sistema cardiovascular en forma.
  • Evite el consumo de tabaco. El tabaco daña gravemente la salud, independientemente de cómo se consuma (cigarrillos, cigarros, pipa o tabaco para mascar). La exposición pasiva al humo del tabaco también es peligrosa.
  • Verifique y controle su riesgo cardiovascular. Un importante aspecto de la prevención de los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares es el tratamiento y asesoramiento de los pacientes con alto riesgo. Los profesionales sanitarios pueden estimar su riesgo cardiovascular con y darle los consejos apropiados para reducir sus factores de riesgo.
  • Mídase la tensión arterial: la hipertensión suele ser asintomática, pero es una de las principales causas de infarto de miocardio o accidentes cerebrovasculares.
  • Mídase los lípidos en la sangre: El aumento del colesterol en la sangre incrementa el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares. El control del colesterol en la sangre requiere una dieta saludable y, si fuera necesario, medicamentos apropiados.
  • Mídase el azúcar en la sangre: El exceso de azúcar en la sangre (diabetes) aumenta el riesgo de infarto de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

Bajo el liderazgo de la OMS, todos los Estados Miembros acordaron, una serie de mecanismos mundiales para reducir la carga evitable de enfermedades no transmisibles (ENT), como los son las ECV. Entre estos se encuentra el “Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020″, cuyo objetivo es reducir para 2025 el número de muertes prematuras asociadas a las ENT en un 25%.

La Federación Mundial del Corazón con el apoyo de la OMS y la UNESCO ha designado el día 29 de septiembre como el Día Mundial del Corazón. Esto obedece, a una estrategia para poder tener la oportunidad de dar a conocer masivamente las enfermedades cardiovasculares su prevención, control y tratamiento.

Fuente: www.who.int/es/
ESCRIBIÓ : Roberto Meléndez